Sunday, April 23, 2017


TERCER DOMINGO DE PASCUA – CICLO A - 2017  

INTRODUCCIÓN

Ø  En este domingo  la liturgia,  a través de las lecturas, nos invita a mirar como vive la resurrección todo seguidor de Jesús.  Tenemos dos lecturas de Lucas, una de los Hechos, otra del Evangelio.

Ø  Raymond Brown en su libro a Risen Christ in Easter Time, comenta que Lucas coloca los dos volúmenes de su obra  dentro de  un marco geográfico:

o     la narración empieza en Jerusalén en el Templo (Lc 1,5-8). Zacarías el Padre Juan Bautista le toca ofrecer el incienso) y la narración termina en Roma (He 28,28) con una orientación evangelizadora hacia los gentiles.

o   El punto de unión entre la historia de Jesús de Nazaret (evangelio)y la historia del Espíritu Santo que guía a la Iglesia(Hechos), son los acontecimientos que sucedieron en Jerusalén: la Pascua de Jesús.

§  La pasión y muerte Lc 22-23  se nos cuenta en el primer volumen de la Obra de Lucas: el Evangelio.

§  El envío del Espíritu Santo se cuenta en el segundo volumen de esta Obra (Hechos  2) Los Hechos de los Apóstoles.

§  En cambio la resurrección es tan central a nuestra fe que Lucas relata  las  apariciones de Jesús resucitado tanto en el Evangelio como en los Hechos (Lucas 24; Hechos   1,3-9).  

o   El evangelio empieza en el templo de Jerusalén (1, 5-8) y termina en el templo de Jerusalén  (24,53).

o   En cambio la narración de los Hechos empieza en Jerusalén (1,3) y termina en Roma (28,28), y de allí se anunciará a los paganos.  

En el Antiguo Testamento el profeta Isaías describe las naciones invitándose a subir a Jerusalén para recibir la instrucción del Señor, pues de Sión saldrá la Ley de Jerusalén la Palabra del Señor.( Is 2,1-3) y esto es lo que  Lucas nos presenta aquí. 



PRIMERA LECTURA – Hch 2, 14. 22-33

« Este texto en Hechos lo encontramos después de la venida del Espíritu en Pentecostés

« Sin embargo en la liturgia la Iglesia nos lo presenta en este tercer domingo de Pascua en que todavía no se ha dado la experiencia de Pentecostés;  porque en su proclamación Pedro anuncia el misterio pascual de Cristo, que estamos celebrando en este tiempo de Pascua.

« El primer versículo es la introducción para la proclamación de Pedro

« Los versos 22-24 nos describen el contenido del    Kerigma  primer o anuncio de Cristo

« Pedro se nos presenta como los profetas del A.T. con un mensaje de denuncia “ustedes lo crucificaron” y de anuncio “pero Dios lo resucitó.”

« Pedro dice a su pueblo

o   que Jesús ha sido el regalo que Dios les ha hecho y que ellos no han sabido apreciar.

o   Que Jesús es el cumplimiento de las promesas hechas por Dios a su pueblo Israel

« Es consolador al leer estos textos darnos cuenta de que las promesas de Dios se cumplen siempre y que ninguno de nosotros puede hacer que no se cumplan, Dios es siempre fiel.

« Jesús es el gran regalo de Dios no sólo al pueblo de Israel, sino a toda la humanidad y nosotros seguimos crucificándolo en los millones de hermanos y hermanas nuestras que sufren a causa de la falta de amor, la ambición, la  avaricia y la indiferencia  de muchos de nosotros. Como dice Pedro “ustedes lo crucificaron” podríamos decir esta frase así: ustedes crucifican a sus hermanos hoy.



SALMO RESPONSORIAL  Sal 16

R. (11a) Enséñanos, Señor, el camino de la vida. Aleluya.
Protégeme, Dios mío, pues eres me refugio.
Yo siempre he dicho que tú eres mi Señor.
El Señor es la parte que me ha tocado en herencia:
mi vida está en sus manos.
R. Enséñanos, Señor, el camino de la vida. Aleluya.
Bendeciré al Señor, que me aconseja,
hasta de noche me instruye internamente.
Tengo siempre presente al Señor
y con él a mi lado, jamás tropezaré.
R. Enséñanos, Señor, el camino de la vida. Aleluya.
Por eso se me alegran el corazón y el alma
y mi cuerpo vivirá tranquilo,
porque tú no me abandonarás a la muerte
ni dejarás que sufra yo la corrupción.
R. Enséñanos, Señor, el camino de la vida. Aleluya.
Enséñame el camino de la vida,
sáciame de gozo en tu presencia
y de alegría perpetua junto a ti.
R. Enséñanos, Señor, el camino de la vida. Aleluya.

v Hermoso salmo, al leerlo percibimos en quien lo escribió una gran confianza, un abandono total en manos de Dios.

v Palabras que la liturgia pone en boca de Jesús.

v ¡Oh, si nosotros tuviésemos esta confianza total en nuestro Padre Dios!

v Esto es lo que Jesús nos ha enseñado con su vida.

v Que nosotros podamos como Jesús decirle al Padre “mi corazón descansa seguro en ti”.



SEGUNDA LECTURA 1Pe 1,17-21

Continuamos la lectura de la Primera carta de Pedro que iniciamos el segundo domingo de Pascua.

Ø  El Padre nos juzga de acuerdo a nuestra conducta

Ø  Pedro nos invita  a vivir durante nuestra vida (permanencia en tierra extranjera) recordando que hemos sido liberados de nuestra antigua forma de vida, no con monedas sino por la sangre del cordero.

Ø  En la primera Pascua celebrada cuando el pueblo salió de Egipto, la sangre del cordero que se inmolaba para comerlo luego, al marcar las puertas era la señal para que el ángel exterminador pasara de largo. Pedro usa esta imagen para recordarnos que el verdadero cordero, cuya sangre nos salva y redime,  es   Cristo muerto en la cruz y resucitado de entre los muertos por el Padre.



EVANGELIO Lc 24,13-35.

*     Este pasaje del evangelio de Lucas es la narración más bella de la resurrección.

*     Este pasaje representa la vida de fe de todo seguidor de Cristo.

*     Y también  representa la celebración de la Eucaristía (palabra y cuerpo del Señor)

*     Nos muestra el camino de fe apoyado en las Escrituras, que el Señor nos va clarificando (vv.17; 25-23)

*     Camino de fe que tiene sus altos y  bajos  (vv. 21-24)

*     Su corazón se iba caldeando, encendiendo sin ellos darse cuenta  (v.33), como nos pasa a nosotros al entrar en contacto más íntimo y consciente con el Señor.

*     Fieles a la hospitalidad que Dios les pedía en la Ley, invitan al caminante forastero a quedarse pues al anochecer era peligroso y difícil caminar (v.29)

*     Este gesto es el que, juntamente con el calor recibido de la palabra del caminante,  predispuso su corazón a reconocerle en su gesto tan habitual “partir el pan” (v.30)

*     Venían tristes, aburridos cuando el caminante se les juntó, ahora que han descubierto que es el mismo  Jesús que las mujeres vieron,  pero que otros no…. tienen tal entusiasmo que regresan al instante.

*     Pasa en ellos lo mismo que leemos una y otra vez en las Escrituras, quien se encuentra con el Dios vivo no puede menos de anunciarlo con alegría y entusiasmo sin sentir el cansancio.

*     Cuando llegan los otros saben que ha resucitado porque Pedro lo ha visto.

*     Pensemos y meditemos en el silencio de nuestro corazón:

o   Cuándo venimos a la Eucaristía,  ¿dejamos que el Señor caliente nuestro corazón, lo encienda en su amor?

o   ¿Escuchamos su Palabra como si fuese la primera vez que la oímos?

o   ¿Recibimos el Pan de la Eucaristía, su cuerpo y sangre, con la ilusión y entusiasmo de la primera vez?

o   ¿Nos dejamos enseñar por el Señor mientras caminamos por la vida, le preguntamos por el significado de lo que pasa en nosotros,  la familia, comunidad, nación, mundo?
RINCON CLARETIANO

En esta ocasión que me era tan necesaria esta esperanza, la avivó tanto Nuestro Señor en mi alma  que redundaba en el cuerpo, y los que me rodeaban en aquellos últimos días estaban admirados de ver el reposo con que obraba en todas las cosas, indicio cierto de la tranquilidad que disfrutaba mi alma, en ocasión que todo era motivo de turbación y espanto. Pero para los que tienen la fe muerta, y más esperan en los hombres que nada pueden, que en Dios que con un acto de su voluntad gobierna y sustenta todo el mundo. Y ni la tierra ni el mar con todos sus elementos jamás traspasarán sus límites sin la divina ordenación. (Venerable María Antonia París, Fundadora de las Misioneras Claretianas, Autobiografía 136).

Espantado del nombramiento, no quise aceptar por considerarme indigno e incapaz de tan grande dignidad, por no tener ni la ciencia ni las virtudes necesarias. Y reflexionando después más detenidamente, pensé que, aunque yo tuviese ciencia y virtud, no debía abandonar la Librería Religiosa y la Congregación que acababan de nacer. Así es que con el mayor esfuerzo rechazaba todas las instancias que me hacían el Sr. Nuncio de S. Santidad, Excmo. Sr. Brunelli y el Sr. Ministro de Gracia y Justicia, don Lorenzo Arrazola. Viendo estos dos Señores, el Nuncio y el Ministro, que de mí no podían sacar partido, se valieron de mi Sr Prelado, el Sr. Obispo de Vich, a quien tenía la más ciega obediencia, y este Señor me mandó formalmente que aceptara. (San Antonio María Claret, Fundador de las Misioneras Claretianas, Autobiografía 495). 

BIBLIOGRAFÍA

BROWN, Raymond . A Risen Christ in Easter Time.

CLARET, Antonio María. Autobiografía.

PARIS, María Antonia. Autobiografía.

Monday, April 17, 2017


SEGUNDO DOMINGO DE PASCUA – CICLO A – 2017

Ø  Hemos celebrado en la liturgia, durante toda la semana, la alegría de la resurrección igual que si fuese el día de Pascua.

Ø  Este segundo domingo se llamaba, en la tradición antigua de la iglesia, “domingo in albis”, domingo en que los catecúmenos participaban en la liturgia con la vestidura blanca del bautismo  antes de quitárselas.    

Ø  Ahora celebramos en este domingo la Divina Misericordia, en realidad cada día estamos llamados a dar gracias a nuestro Dios, hermano y redentor por la salvación que nos ha alcanzado.

PRIMERA LECTURA

Hechos de los Apóstoles –

·       Este libro fue escrito por Lucas como segunda parte de su obra: Evangelio y Hechos – Jesús el Verbo de Dios hecho carne y Jesús presente en su cuerpo que es la Iglesia.

·       Los primeros capítulos nos narran eventos concretos de la primera comunidad o primeras comunidades de los seguidores de Jesús de Nazaret. Los demás capítulos nos hablan de la obra misionera de los apøstoles, especialmente de San Pablo.

·       En la lectura de hoy, Lucas nos presenta como vivía aquella primera comunidad de hermanos y hermanas nuestros.

Hechos 2,42-47

Ø  ¿Cómo viven su fe aquellos primeros seguidores?

o   Escuchan la enseñanza de los apóstoles

o   Viven en comunidad

o   Parten el pan y oran

o   Parece ser una descripción de nuestras asambleas litúrgicas en que:

§  Leemos de la Escritura – enseñanza de los apóstoles

§  Celebramos la Eucaristía – el pan (Cuerpo) y el vino (la sangre) del Señor – partir el pan

§  Y oramos juntos en comunidad. – vida común.

o   Aquella comunidad de hermanos y hermanas hace algo más comparten sus bienes, los ponen en común

§  La iglesia de todos los tiempos ha soñado en hacer realidad este poner en común

§  Hay grupos que lo hacen radicalmente – los monjes y religiosos

§  Otros comparten algunos bienes

§  La comunidad parroquial pone en común algo de sus bienes para ayudar y compartir con quienes lo necesiten

Ø  Dice Lucas que la gente que veía esta comunidad estaban llenos de admiración y cada día alguien se sumaba al número de la comunidad.

SALMO RESPONSORIAL – Salmo 118: 2-4,13-15, 22-24

R. (1) La misericordia del Señor es eterna. Aleluya.
Diga la casa de Israel: "Su misericordia es eterna".
Diga la casa de Aarón: "Su misericordia es eterna".
Digan los que temen al Señor: "Su misericordia es eterna".
R. La misericordia del Señor es eterna. Aleluya.
Querían a empujones derribarme,
pero Dios me ayudó.
El Señor es mi fuerza y mi alegría,
en el Señor está mi salvación.
R. La misericordia del Señor es eterna. Aleluya.
La piedra que desecharon los constructores,
es ahora la piedra angular.
Esto es obra de la mano del Señor,
es un milagro patente.
Este es el día de triunfo del Señor:
día de júbilo y de gozo.
R. La misericordia del Señor es eterna. Aleluya.

v Este salmo de acción de gracias parece estar formado por una introducción vv. 1-4 que usamos hoy como primera estrofa del salmo responsorial

v Después de esta introducción, invitación a reconocer que “su misericordia es eterna”

v Siguen dos himnos:

o   El primero vv 5-18 cantado en las tiendas de los justos y

o   El segundo vv 19-29 cantado en el templo

v El salmo responsorial después de la primera estrofa usa el segundo canto para el resto del salmo en nuestra liturgia del segundo domingo de Pascua.

v Repetimos como una música de fondo “su misericordia ….. es eterna”

v Tal vez sea una buena oportunidad para todos nosotros dedicar algún tiempo durante esta semana a recordar,con corazón alegre y agradecido, la misericordia del Señor en momentos concretos de nuestra vida.

SEGUNDA LECTURA 1 Pedro 1,3-9

ü  Pedro bendice a Dios Padre de Nuestro Señor Jesucristo por habernos dado un esperanza viva gracias a la resurrección de Jesucristo de entre los muertos

ü  Nosotros  nos regocijamos en ello, aunque tengamos que sufrir pruebas en nuestra fe

ü  Hacia el final de este fragmento Pedro dice algo muy hermoso en relación a Jesús

o   Aunque no lo han visto lo aman

o   Aunque no lo ven ahora creen  en Él

o   Y se regocijan   con un gozo indecible mientras alcanzan el gozo de su fe, la salvación

ü  Sí, nosotros no lo hemos visto ni lo vemos, pero lo amamos y confiamos en El y nos esforzamos para que esta confianza sea incondicional.

EVANGELIO Jn 20,19-31

v Seguimos con lo acontecido el primer día de la semana, el día de la resurrección de Jesús

v Jesús se ha manifestado a las mujeres, ha caminado con los de Emaús y se ha revelado también a ellos

v Ahora va a encontrarse con sus discípulos

o   Los discipulos están a puertas cerradas por miedo a los judíos

o   Jesús entra sin necesidad de puerta “Paz a ustedes”

o   Les muestra sus manos seguramente para ayudarles a creer

o   Ellos están desbordantes de gozo al verlo

o   “Yo los envío”… “como el Padre me envió a mi”…. Sopla sobre ellos “reciban el Espíritu Santo”

o   Para Juan Jesús en la cruz “ nos entregó su Espíritu” y ahora nos dice de nuevo que Jesús da su Espíritu soplando sobre ellos. Juan hace mucho énfasis en que el Espíritu viene a nosotros, la iglesia, como fruto y consecuencia de la muerte de Jesús y de su resurrección. Para Juan Jesús no espera a Pentecostés como en Lucas para darnos  su Espíritu.

o   A quienes perdonen quedarán sus pecados perdonados y aquellos a quienes no, les serán retenidos.

o   Tomás no está con los otros, ¿por qué? Tal vez estaba desilusionado y dejó de creer y de esperar, se dejó llevar de la tristeza y del desaliento….

o   “Hemos visto al Señor”  “No puedo creerlo, solo si  veo y palpo yo mismo”…

o   Una semana más tarde Jesús vuelva a visitarlos

§  La Paz a ustedes, Tomás pon tus dedos en mis llagas y tu mano en mi costado…”

§  Señor mío y Dios mío, creo Señor, ¿cómo sabías que yo necesitaba tocarte para creer?

§  Felices, Tomás, los que no han visto, ni verán pero seguirán creyendo y confiando

§  Felices nosotros si caminamos por el camino de la fe en compañía de Jesús, sin pedir  visiones ni milagros, solo la fe a veces luminosa otras muchas oscura e incomprensible.

§  Él camino con cada uno de nosotros, lo vea yo o no lo vea.

§  La fe no se trata de conocimiento sino de amor y de un amor incondicional que sólo Él puede darnos y ayudarnos a hacerlo crecer a lo largo de nuestra vida.

o   Dice Juan que Jesús hizo otros signos  pero que no se han escrito todos porque serían muchos. El Señor sigue haciendo muchos signos, sólo necesitamos tener ojos para ver. Sea esta nuestra oración en este domingo de La Divina Misericordia.
RINCON CLARETIANO
Tan preciosa debe ser esta virtud(la pobreza evangélica) que fue la primera que practicó la Humanidad Santísima de Cristo Señor Nuestro, naciendo en un desabrido portal, más pobre que todos los pobres del mundo. ¡Oh pobreza de mi Dios, quién pudiera heredar tus riquezas! Todas las virtudes me enseñó Cristo Señor Nuestro en grado heroico porque era la misma virtud de Dios, pero la Santa Pobreza parece nos quería inculcar de un modo particular (porque fue su compañera inseparable. Nace pobrísimo; vive en suma pobreza y muere en extrema necesidad), como fundamento de la vida evangélica. Venerable María Antonia París, Fundadora de las Misioneras Claretianas. Puntos para la Reforma de la Iglesia, 48.

(El sacerdote) será diligente y solícito en catequizar, predicar, oír confesiones, y en administrar los demás sacramentos. Y cuando sepa que alguno vive públicamente en pecado mortal y escandalizando a los demás, se valdrá de todos los medios que le dicten el celo y la prudencia para sacarle de aquel mal estado  Nunca estará ocioso  sino útilmente ocupado. Finalmente, se acordará en todas las cosas de los novísimos, y singularmente de las palabras del santo Evangelio que le dirá Jesús en el día de su muerte: “Ven siervo bueno y fiel… entra en el gozo de tu Señor”. San Antonio María Claret, Fundador de las Misioneras Claretianas. Apuntes de un Plan  para conservar la hermosura de la Iglesia y preservarla.(Los presbíteros)  

BIBLIOGRAFÍA
CLARET , San Antonio María. Apuntes de un Plan para conservar la hermosura de la Iglesia y preservarla.
PARIS, Venerable María Antonia París. “Puntos para la Reforma de la Iglesia”.
SCHÖKEL, Luis Alonso. La Biblia de nuestro Pueblo. Ediciones Mensajero.














Friday, April 14, 2017




   DOMINGO DE PASCUA - LA RESURRECCIÓN DE JESÚS- CICLO A - 2017

¡Aleluya! Cristo nuestro amor y nuestra esperanza ha resucitado!



  PRIMERA LECTURA – Hechos 10,34. 37-43

-        Pedro ha llegado a la casa de Cornelio, que es todavía gentil, pero que tiene interés en conocer más de la nueva fe.

-        En el sueño que leemos antes de este episodio, una voz le dice a Pedro que mate y coma de unos animales, considerados impuros por los judíos. Pedro no entiende y se niega. Esto se repite por tres veces, hasta que alguien llama a la puerta de la casa y son los enviados de Cornelio.

-        Pedro considera que, como buen judío que es, no puede contaminarse con alimentos impuros. Muchos de nosotros nos parecemos a él, no en cuanto a los alimentos, pero si en cuanto a ciertas personas que no consideramos dignas de que nosotros nos acerquemos a ellas. Como Pedro no nos damos cuenta de cuanta hipocresía esto revela. Por un lado digo que todos somos pecadores, y por otro parece ser que hay unos más pecadores que otros…. Pero para que se nos perdonen los pecados pequeños o grandes Jesús ha tenido que morir en la cruz.

-        Pedro va y les predica lo que ha predicado varias veces ya a un auditorio creyente judío, pero ahora extiende esta proclamación a un auditorio de gentiles.

-        Les explica lo acaecido en toda Judea, empezando por Galilea. Galilea el lugar que Jesús y sus apóstoles consideran que es su casa, su lugar familiar, en el evangelio Jesús les dirá de regresar a Galilea para encontrarse con Él. También nosotros necesitamos regresar al lugar del primer encuentro, ese lugar que seguramente no es material, donde nos sentimos en casa con el Señor.

-        Les dice como Jesús pasó haciendo el bien, como el Espíritu lo había ungido y estaba con Él

-        Les cuenta como fue condenado a morir en la cruz, pero como Dios lo resucitó al tercer día.

-        Pedro les dice que todo el que cree en Jesús, sea quien sea, recibe en nombre de Jesús el perdón de sus pecados.

-        Ésta es la razón de la encarnación,   reconciliarnos con Dios perdonando nuestros pecados que carga sobre si mismo.

-        Jesús ha venido para que tengamos vida conociendo al Padre, pero nosotros los seres humanos no nos gusta un Dios que siempre perdona, siempre ama, siempre espera, porque esto nos  llama  a nosotros  a  hacer lo mismo y, tantas veces, no queremos.   

-        En el relato de Cornelio se nos muestran los frutos de la redención de Cristo, hecho concreto en una familia que acepta la fe.



Salmo Responsorial - Salmo 117, 1-2. 16ab-17. 22-23

R. (24) Éste es el día del triunfo del Señor. Aleluya.
Te damos gracias, Señor, porque eres bueno,
porque tu misericordia es eterna.
Diga la casa de Israel:
"Su misericordia es eterna".
R. Éste es el día del triunfo del Señor. Aleluya.
La diestra del Señor es poderosa,
la diestra del Señor es nuestro orgullo.
No moriré, continuaré viviendo
para contar lo que el Señor ha hecho.
R. Éste es el día del triunfo del Señor. Aleluya.
La piedra que desecharon los constructores
es ahora la piedra angular.
Esto es obra de la mano del Señor,
es un milagro patente.
R. Éste es el día del triunfo del Señor. Aleluya.

v Salmo que canta el triunfo de Jesús, nuestro Dios, sobre la muerte y el pecado

v Le damos gracias porque es bueno

v Porque su diestra es poderosa

v Él es la piedra angular, desechada por los constructores.  



EVANGELIO – Juan 20,1-9

-        María Magdalena es la primera testigo de la resurrección. Encuentra la piedra quitada, no nos dice Juan que ella entre, sino que va a decir  a Simón Pedro y al otro discípulo que tal vez se han llevado el cuerpo del Señor.

-        Su palabra es aceptada y Pedro con el otro discípulo se ponen en camino

-        El otro discípulo que aquí el evangelista identifica con “el discípulo amado, o muy amigo de Jesús”

o    llega antes que Pedro, seguramente porque es más joven y puede correr más

o   Pero no entra, espera que entre Pedro primero

o   Cuando finalmente puede entrar nos dice que “vio y creyó”

o   ¿Qué vio? La tumba vacía

o   ¿Qué creyó? La resurrección.

§  Dice un biblista, Luis Alonso Schöekel, que más que creer de acuerdo al tiempo del verbo griego empleado por el autor del evangelio, significa  empezó a creer.

§  Este creer es incipiente, es de un principiante, pues se basa en ver la tumba vacía más que en la palabra de Jesús. También nace así en nosotros la fe que primero se basa en cosas concretas y palpables o sensibles, y luego pasa al terreno de la fe sin ver.

§  La fe crece en nosotros a lo largo de la vida si no nos apoyamos en nosotros y  nos agarramos del Señor para no perderla.

§  Dice este mismo autor que como no era una fe plena, no se fue a anunciar la resurrección sino que se fue a su casa.



SECUENCIA



Ofrezcan los cristianos ofrendas de alabanza
A gloria de la víctima propicia de la Pascua.

Cordero sin pecado que a las ovejas salva,
A Dios y a los culpables unió en nueva alianza

Lucharon vida y muerte en singular batalla
Y, muerto el que es la vida, triunfante se levanta

“¿Qué has visto de camino, María, en la mañana?”
“A mi Señor glorioso, la tumba abandonada
Los ángeles testigos, sudarios y mortaja.
¡Resucitó de veras, mi amor y mi esperanza!

Venid a Galilea, allí el Señor aguarda;
Allí veréis los suyos la gloria de la Pascua”.

Primicia de los muertos, sabemos por tu gracia
Que estás resucitado; la muerte en ti no manda.

Rey vencedor, apiádate de la miseria humana
Y da a tus fieles parte en tu victoria santa.



v En las grandes solemnidades la Iglesia tiene una secuencia que se recita antes de leer el evangelio.

v Cantadas o recitadas son una obra de arte de  la poesía y en el caso de la que estamos viendo ahora, la música también es muy hermosa.

v Esta secuencia se llama “Victimae paschali laudes” que son las tres primeras palabras con que empieza “alabanza a la víctima de la pascua”.

v Fue compuesta en el siglo XI y se atribuye a tres diferentes autores.

v Al leerla vemos que nos cuenta el misterio de la redención.

v Se le pregunta a María Magdalena qué has visto y

v Ella confiesa la fe en la resurrección, ha visto al Señor resucitado que invita a los suyos a un encuentro en Galilea.

v Galilea

o   lugar concreto de la geografía, pero lugar de la geografía del espíritu.

o   Lugar del primer encuentro,

o   allá han de regresar para encontrar de nuevo el entusiasmo, la alegría, la energía y el valor para anunciar lo que ni ojo ha visto jamás, ni oído ha oído jamás

o   encuentro que les hará capaces de proclamar que nuestro Dios nos ha salvado, que está entre nosotros, y en nosotros y que camina y caminará  con cada uno de nosotros hasta el final de la historia.

o   Galilea, lugar donde Pedro podrá confesar su amor a su amigo y Señor, después de haber experimentado lo profundo de la miseria humana negando conocer a aquel a quien tanto amaba.

v Sí, regresemos nosotros también a nuestra Galilea, cada cual sabe cuál es, y allí encontraremos al Resucitado, nuestro amor y nuestra esperanza.

RINCON CLARETIANO




Hijas mías, ámense unas a otras como hija que son del amor. ¿Quién les ha reunido en esta santa compañía sino el amor? Amen pues hijas mías a sus hermanas…  Venerable María Antonia París, Fundadora de las Misioneras Claretianas,  Constituciones Primitivas en Escritos p. 458. 

Señor mío, Tú eres mi amor, mi honra, mi esperanza, mi refugio. Tú mi vida, mi gloria, mi fin, mi Maestro, mi Padre, mi amor. St. Antonio María Claret, Fundador de las Misioneras Claretianas, Autobiografía.

BIBLIOGRAFÍA

CLARET, Antonio María Claret, Autobiografía.

PARIS, María Antonia, Autobiografía

SCHÖKEL, Luis Alonso, Comentario a La Biblia de nuestro Pueblo.

FELIZ PASCUA DE RESURRECCIÓN